Home / Blog-AGil

Blog AGil

Fuerza comercial del centro ciudad

Leeds, 15 octubre 2015

En algún momento he oído la expresión de que los comerciantes y retailers modernos quieren estar, por encima de todo, en el centro de la ciudad. Y que si muchos de ellos abren establecimientos en la periferia de las grandes ciudades no es más que porque no pueden hacerlo dentro, bien por no encontrar espacios adecuados a su tamaño, bien por los precios prohibitivos que a veces encuentran.

La reflexión viene a cuento de la coincidencia en el tiempo de la apertura de la gran tienda Primark en la Gran Via de Madrid, y la entrega del premio del ICSC a Trinity Leeds, el centro comercial que inauguró Land Securities en 2013. ¡Que gusto da ver en el centro ce las ciudades estas fortísimas concentraciones comerciales! Incorporando la más rabiosa colección que el comercio moderno puede ofrecer.

En el centro de la ciudad de Leeds, sexta ciudad en el ranking de compras de la Gran Bretaña, junto a los Marks&Spencer, BHS, Next, TopShop, Primark de Trinity Leeds, se alinean en el mismo núcleo comercial peatonal los House of Fraser, Debenhams, Gap, Zara, H&M… Con Harvey Nichols en las increíbles galerías de Vitoria Quarter, Y con la llegada en 2016 del deseado John Lewis en el nuevo Victoria Gate que está promoviendo Hammerson.

¿Cómo se compite desde la periferia con estas macro concentraciones comerciales? ¿Hay mejor manera de dinamizar y regenerar la vida en el centro de la ciudad que con una oferta comercial de este tipo?

Vuelven las grúas

Valdebebas, 1 septiembre 2015

El salto de las estadísticas a la realidad es uno de los ejercicios más difíciles de realizar, aun poniendo decidido interés en entender aquéllas a través de la observación de ésta. El proceso de recuperación de la economía española de estos últimos tiempos puede constatarse fácilmente en estos meses con la frecuente aparición de noticias sobre resultados empresariales en las páginas salmón de los periódicos. Crecimientos repetidos de ventas, de beneficios, de ebitdas,… trimestrales o anuales, son habituales de nuevo de un tiempo a esta parte. Después de muchos años de echarlos en falta.

Pero esta observación sigue muchas veces algo lejana de la realidad que se toca con las manos. La perspectiva empresarial inmediata ofrece síntomas evidentes de recuperación, y en nuestro sector son ya muchos los que lo están experimentando. Y no solo en el dominio de la inversión, donde las buenas noticias y el retorno de la actividad se remonta ya a todo el 2014, sino ya también en el de las ventas minoristas, las rentas, la desocupación, los retrasos en el cobro, etc.

Pero me gusta quedarme hoy con estas fotos que enseñan de nuevo grúas asomando de forma casi desafiante diría yo, en el limpio horizonte preotoñal de los Paus de Madrid. Un recorrido por Valdebebas, por Vallecas, por Fuente del Fresno nos muestran grúas trabajando y grúas montándose. Como golondrinas, nos vienen a evidenciar de una forma palpable que algo está cambiando de verdad en la economía real española de estos últimos tiempos.

Novedad de la fórmula del centro comercial

Girardot, 28 mayo 2015

¡Qué recuerdos más gratos! ¡Qué tiempos afortunados hemos vivido con el progresivo desarrollo de la fórmula del centro comercial en España en los años 80 y 90! ¡Qué magia irradiaba cada nuevo centro que llegaba a una ciudad de tamaño medio!

Reencuentro con emoción contenida hoy estas sensaciones en las ciudades de tamaño medio en Colombia. Visité el Unicentro en Girardot, una ciudad de unos 80.000 habitantes al sur de Bogotá, recién inaugurado por Pedro Gómez, quizás el promotor de más solera del panorama nacional. Un centro grande, de 23.000 m2, bien ejecutado, con todas las facilidades y características de los centros de hoy. Y con una colección interesante de muchas de las cadenas de tiendas que van consiguiendo implantación nacional en el país.

Me explicaba el Gerente como los vecinos del municipio se acercaban con respeto, con asombro, a las instalaciones del centro. Cómo experimentaban, subían y bajaban de unas escaleras mecánicas que no habían visto nunca, cómo se asomaban a los escaparates, cómo se maravillaban con los materiales, la limpieza, la jardinería, como mostraban casi religioso respeto por un mundo nuevo lleno de sensaciones desconocidas, y que ahora, de la mano del nuevo centro comercial, acababan de ponerse al alcance de su mano, más suyas que nunca.

Se ha dicho siempre que cualquier promoción inmobiliaria es el resultado de muchos años de trabajo, de compromiso, de toma de riesgos por parte de un promotor. Pero lo singular del centro comercial es constatar cómo, desde día siguiente de la inauguración, el resultado de todo este esfuerzo se entrega a la población a la que va a dar servicio, y cómo ellos lo harán inmediatamente suyo, cuán propio lo van a llegar a sentir. Y en qué medida su éxito comercial futuro va a depender precisamente de esta apropiación. ¡Que satisfacción comprobar que el mecanismo se sigue repitiendo en los nuevos países, en las nuevas ciudades que se van incorporando a la fórmula!

Sin futuro a largo plazo

Londres, 22 abril 2015

Es asombroso observar como de un tiempo a esta parte casi todos los aeropuertos que visitas han incorporado esta tendencia de avasallar a los pasajeros con tiendas duty free interpuestas de manera harto discutible al paso de los pasajeros que se dirigen hacia sus puertas de embarque.

No han pasado muchos años desde que tuve la oportunidad de participar en el diseño y configuración de las áreas comerciales de la por entonces iba a ser nueva T4 en Barajas, y siempre supimos de lo importante que es en estos negocios la venta por impulso. Pero no eran todavía tiempos para permitir nada más allá de una buena colocación frontal o una longitud suficiente de escaparate en las áreas de circulación más frecuentadas. Pero de entonces acá, hemos visto como Aena en España, pero también por sistema el resto de las grandes compañías de explotación de aeropuertos, han sucumbido a la tentación y han decidido introducir directamente a todo el flujo de pasajeros procedente de los controles de seguridad o de pasaportes dentro de las tiendas. Forzando a veces, no solo el agobio de la mercancía interpuesta sino obligando a veces a recorridos largos a su través.

Las últimas remodelaciones de la T4, pero también Málaga, Palma y muchas otras en España, las diferentes terminales de Heathrow o Gatwick, la estupenda última remodelación de Lisboa, Fiumicino, Munich o Franckfurt han ido cayendo inexorablemente a la tendencia, y todos provocan la venta interponiéndose sin ningún respeto en el tráfico de todos los pasajeros usuarios.

No creo que esta sea fórmula con futuro a largo plazo. Ya sabemos que los aeropuertos han descubierto que los ingresos comerciales pueden y deben superar los estrictamente aeronáuticos. Y esto no va a cambiar. Pero no parece razonable que sea al precio actual. Veremos progresivamente reacomodarse las áreas duty free a situaciones con buena exposición y fácil acceso, pero respetando áreas de circulación despejadas y fuera del ámbito comercial para que los pasajeros que no lo deseen no deban circular por ellas.

Al fin y al cabo toda esta tendencia me recuerda la que tuvimos en algún momento en los centros comerciales, donde, por asegurar buenos tráficos y flujos delante de longitudes crecientes de mol, terminábamos colocando escaleras y núcleos de comunicación alejados, forzando innecesariamente los recorridos. Su mal funcionamiento posterior demostró que el confort y la satisfacción del cliente deben primar sobre estos excesos.

0 Comments
Leave a comment

Top